La Revolución Mexicana

Batalla de celaya

La segunda parte del proceso de la revolución mexicana estuvo fuertemente marcada por enfrentamientos que ya ni siquiera eran en contra del ejército del virreinato, el cual ya había perdido casi toda su fuerza, sino que en este caso eran prácticamente guerras civiles; todo se dividió en dos grandes facciones que tenían diferentes opiniones al respecto del rumbo que el país tenía que seguir y la batalla de Celaya es una de las primeras que tuvieron lugar entre los dos ejércitos que peleaban defendiendo sus ideales, siendo estos los constitucionalistas y los convencionistas.

El inicio de los enfrentamientos

celaya1Todo el evento empezó el 7 de marzo de 1915 en estación Peón, donde el ejército convencionista atacó al ejército constitucionalista con caballería y aunque éstos fueron los primeros en dar el paso, después de haberles dado una dura batalla, quien se quedó con la victoria en esta primera etapa fue el Ejército constitucionalista o también llamado Ejército Obregonista; después de aquella victoria al general Francisco villa huyó al saber que se encontraba cerca Álvaro Obregón, quien ocuparía Irapuato el 31 de marzo y el 4 de abril Celaya, el mismo día que Francisco villa llegaría a Irapuato, lo que hizo que varias decisivas batallas se llevaran a cabo.

Al inicio de los enfrentamientos el Ejército constitucionalista tenía 22,000 hombres que eran dirigidos en su gran mayoría por oficiales ex federales, los cuales tenían mucha experiencia militar y le impregnaban confianza a sus soldados, mientras que por el otro lado el ejército convencionista sólo contaba con 11,000 hombres, pero el motivo por el cual eran tan buenos es porque tenían de su lado acciones políticas con Estados Unidos.

La verdadera batalla

La batalla de celaya dio inicio el 5 de abril y nuevamente mostró que en la guerra la ley de quien pega primero pega dos veces no aplica, porque el general Francisco Villa fue el que inició las operaciones en contra de Obregón y aunque sin lugar a dudas empezó avanzando muy bien y causando muchas bajas, cometió el error de no modificar las formaciones de batalla a pesar de que las tropas huían y se agrupaban de diferente forma; este error hizo que las tropas de Obregón pudiesen defenderse mejor, pues Álvaro si enviaba constantemente a revisar las nuevas formaciones y modificaba sus estrategias de defensa. Luego de tres días de batalla Francisco Villa tuvo mayores pérdidas, 1800 muertos, 3000 heridos y 500 prisioneros, pero aún así quería seguir peleando y después de la retirada empezó a planear una nueva batalla.

La segunda batalla en Celaya se llevó a cabo el 13 de abril, donde Francisco villa continuó con su estrategia de ataques frontales constantes, lo cual solamente lograba hacer que gastar sus municiones pero no mermaba al enemigo que estaba más organizado; la madrugada del día 15 Álvaro Obregón decidió que era momento de finalizar la batalla y aunque durante todo el día hubo que pelear, al caer la noche todos y cada uno de los villistas habían muerto y la victoria fue constitucionalista.